Lo más sorprendente del Vending en Japón

Fecha: Jan 4, 2019
Lo más sorprendente del Vending en Japón

Japón está literalmente plagado de máquinas expendedoras contando más de 20 millones de unidades, 1 máquina por cada 23 habitantes.

Casi ninguna de esas máquinas sufre actos de vandalismo debido a la cultura nipona. Los modales y la baja criminalidad hacen que sea un país seguro, y por tanto, que las máquinas estén a salvo.

Vending y medio ambiente

En Japón brilla la limpieza en las calles, sin rastro de cigarrillos ni basura. Pero tampoco de papeleras, ya que existe una gran conciencia social para el buen mantenimiento de las vías públicas

Desde hace 20 años, la mayoría de las máquinas incorporan mecanismos de reciclaje y de eficiencia energética, llegando a reducir el consumo eléctrico de cada una de estas máquinas en un 70%

En la actualidad se quiere conseguir máquinas expendedoras de bebida vending gratuita adaptadas para los casos de terremotos, ya que Japón es un país muy sacudido por estos desastres naturales.

Máquinas en lugares espectaculares 

Las diferencias culturales hacen que los occidentales se sorprendan al llegar a Japón, y que los japoneses no entienden que el resto del mundo no esté repleto de dichas máquinas.

En Japón las máquinas vending ya forman parte del paisaje. Se han convertido en uno de los símbolos más reconocidos del país. 


Las máquinas vending más comunes son las de bebida. Una misma máquina sirve bebidas tanto calientes como frías dependiendo de la época del año. En verano Japón roza temperaturas muy altas y con una extrema humedad, sin embargo, en invierno las temperaturas se encuentran por debajo de los 0 grados.

Además, los nipones son conocidos como adictos al café, al té y a los refrescos.

Las máquinas más raras

Existen algunas máquinas espectaculares como las expendedoras de:

  • Tarjetas SIM 
  • Champú
  • Artículos para fumadores
  • Sopa
  • Corbatas
  • Huevos
  • Camisetas
  • Patatas fritas
  • Alcohol
  • Manzanas cortadas y sin piel.
  • Discos
  • Cámaras de fotografía desechables
  • Batería y pilas
  • Maquinillas de afeitar
  • Pañales

Los japoneses van mucho más allá e introducen máquinas de olores y sabores, como la de bragas usadas o la expendedora de cacas.

   

 La clave

Japón es uno de los países líderes en robótica y videojuegos. La perfección forma parte de su cultura y, hoy en día, las máquinas cuentan con reconocimiento facial pudiendo calcular así la edad y el sexo del consumidor para poder aconsejarle un producto.

A su vez, el consumismo del país es uno de los más altos del mundo. La proporción de ventas de productos japoneses es brutal, y por lo tanto, el ahorro familiar es menor respecto a países del primer mundo.

La comodidad también es un factor importante para que existan tantas máquinas vending, pero ¿Sólo en Japón quieren comodidad?

La clave, simplemente, es una razón fiscal. ¿Por qué?

Prácticamente todo el territorio nipón está construido, por lo tanto, sobre el terreno los impuestos son muy elevados.

La solución es que todos los residentes del país pueden pedir la creación de su propia máquina expendedora y convertirse, así, en propietarios de las vending. El único gasto son diez mil yenes por la instalación de la máquina, ya que todo lo demás es el beneficio que se utiliza para pagar ese elevado impuesto.

Mantenimiento perfecto

Cada máquina vending incluye papeleras para que cada persona tire sus bebidas vacías, ya que el país no cuenta con basureros públicos.

Es muy difícil ver las papeleras llenas o máquinas estropeadas. Las compañías de mantenimiento se encargan de vaciar éstas basuras y reabastecer las máquinas regularmente. Haciendo que el mantenimiento de la máquina sea verdaderamente simple.

 

Además los precios de los productos de las máquinas vending son realmente bajos y asequibles en un país de reputación bastante cara.

Esto hace que el gasto medio por habitante sea de 440$ al año, es decir, 4 veces más que en EEUU y 9 veces más que en España.